En mi opinión, en los últimos tiempos se ha abusado del storytelling. Se ha utilizado para justificar proyectos sin alma, ni fondo, diseñados en muchas ocasiones, por agencias de comunicación. El restaurante Monte en San Feliz (Asturias), es el caso contrario.

El cocinero Xune Andrade, decidió hace poco más de un año, volver a sus raíces y dejó Madrid para crear el restaurante Monte, un proyecto vital, alineado con su filosofía y valores. Se instaló en San Feliz, una aldea de 15 habitantes, situada en el concejo de Lena. Desde entonces y a base de un trabajo constante, se ha ganado el respeto de sus vecinos y el reconocimiento de todo el sector gastronómico.

Solo tienes que pasar cinco minutos con él, para ver como el conocimiento, adquirido en grandes casas de comidas y su pasión, se unen para crear un restaurante con personalidad, ligado al territorio y capaz de fusionar la tradición con la cocina actual.

Una década formándose en los fogones de Casa Gerardo, y su paso fugaz por las cocinas de El Celler de Can Roca y Quique Dacosta, le hicieron recalar en Madrid, donde estuvo como chef ejecutivo de Hattori Hanzo y 47 Ronin. Este año 2020, quedó segundo como Cocinero Revelación en el congreso Madrid Fusión, el más importante de toda España.

Volví a San Feliz para estar cerca de los míos después de 7 años en Madrid. Además, siempre he cocinado Asturias de una forma u otra. Instalarme en San Feliz, era el escenario ideal para echar raíces a nivel personal y profesional, espero no equivocarme con el tiempo“, me cuenta Xune.

El restaurante Monte ocupa un antiguo Chigre, en el pueblo de San Feliz

Nada más llegar al restaurante, te encuentras con una pequeña terraza, perfecta para tomar un aperitivo mientras esperas la comida. Los fines de semana y si el tiempo lo permite, se organizan sesiones de música en directo.

Tras una remodelación para ampliar el espacio interior, el comedor principal está ocupado por unas cinco mesas. La decoración es rústica, muy acorde con la filosofía del restaurante. Una fuerte presencia de la madera y una despensa con productos de proximidad, crean un ambiente acogedor y hogareño.

Ciertamente uno se siente como en casa, y sin perder la esencia del chigre que antaño ocupó. En el piso superior, una gran mesa comunal de madera, obra del propio Xune, lo hacen perfecto para celebraciones o eventos privados.

Hay dos propuestas de menú degustación. La primera, Paseo por la Tradición, con platos más clásicos y tradicionales. La segunda, Ruta por el Monte, con una propuesta más actual y personal. A mí me hizo transitar entre las dos.

Los menús que cambian con cada temporada y en función de la disponibilidad de los productos. Algo que no varía es el pan, que se hornea diariamente en el restaurante. Acompañado de una mantequilla artesana ahumada, con chorizo del carnicero, para mí, ya es motivo suficiente para justificar el viaje, aunque no todo termina aquí, obviamente.

Platos vanguardistas que sorprenden como el de Zanahoria y café. Adaptaciones como el Pote de berzas y buñuelo de compango. Así como los clásicos como los Callos de Monte, que siguen la tradición canónica de las 3P a la perfección, picantinos, pequeñinos y pegajosinos.

Xune Andrade es uno de los jóvenes exponentes de la cocina Asturiana, relevo generacional de los grandes cocineros como Marcos Morán o Nacho Manzano. Un cocinero con mucha proyección y al que mantener en el punto de mira durante los próximos años, que seguro nos dará sorpresas.

Si visitas el Principado de Asturias, no debes irte sin visitar el restaurante Monte San Feliz, no te defraudará.

Para conocer más acerca del restaurante de Xune Andrade, visita su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here